EL METODO

LOS ONCE PASOS DE LA MAGIA

de José Luis Parise*

(Resumen)

Paso I: LA IDEA

DESDE DÓNDE Nos Dirigimos a nuestro Resultado

COSA + IMAGEN + DEFINICIÓN

Definir lo que queremos y poner Eso en Palabras. Nombrar el Resultado. La Cosa no se pone en acción si no se la nombra. Ordenarlo.

“La Idea de la Cosa es una sombra, cuya Luz está en la Palabra”

Paso II: LA PALABRA

A DÓNDE Nos Dirigimos

Gracias a Aprender a Escuchar lo que se Oculta en la Palabra, sabremos A Dónde nos encontramos y si vamos en la dirección correcta. Los pensamientos son proyección de la Palabra. Desconocemos los pensamientos que nos habitan hasta que los nombramos. Descubrir que la Palabra va en una dirección diferente a la de la Idea, es descubrir que nuestras fuerzas se han dividido dramáticamente: con una parte nuestra tratamos de Crear algo, y nuestra mente está tratando de crear otra cosa. El Cómo (forma) se somete al Qué (Orden)

“Sin la Palabra hay División y Caos, no Creación y Orden”

“Voy a buscar trabajo”

“Quiero encontrar un buen marido”

“Quiero que mi padre deje de gritarme”

“Quiero Adelgazar”

“Quiero curarme”

Frases que nos dan una Idea que parece tan clara como indudable acerca de la Cosa que queremos y su correspondiente Imagen en cada caso.

Si eso es así… ¿Por qué entonces, es tan difícil lograr que el Universo se ponga en marcha para lograr trabajo, marido, armonía familiar, bienestar físico o simplemente perder unos kilos de más?

Pensar que el Universo ignore nuestras expectativas, contradice tanto a todas las Enseñanzas Iniciáticas de la historia de la humanidad, como a las más avanzadas del mundo contemporáneo, tales como La Física Cuántica, que incluye conceptos como el “efecto observador”, que afirma que la realidad se altera según las expectativas Desde Donde la abordamos.

Entonces, para que no creamos que el desvío por el cual obtenemos algo diferente a lo que queremos, está en la “forma” -en “Cómo” damos la Instrucción con la que tratamos de Ordenar al Universo-… habrá que hacer con esa “Orden” Eso que en todas las Enseñanzas del Origen de la Humanidad se instaura como Umbral del Conocimiento Oculto: Escuchar.

Escuchar en “Qué” consiste en realidad lo que decimos, sin dejarnos atrapar por la Idea de lo que “queremos decir”.

“Voy a buscar trabajo”

¿Qué Instrucción le estoy dando al Universo?: la de “Ordenar” todos mis días para que no Encuentre trabajo, sino para que, simplemente, me los pase buscándolo. Horas y horas yendo entonces a los lugares en los que ya han ocupado el puesto que me interesa, en los que mi currículum no se adapta a lo que buscan, en los que ya fue encontrada la persona para la vacante que estaba disponible; y tantas tortuosas Formas como sean necesarias para cumplir mi Orden, que el Universo entretejerá sin problemas… todo de acuerdo a Qué Cosa he, en realidad, Ordenado.

“Quiero encontrar un buen marido”

La única Forma en que puede cumplirse mi Orden… es trayéndome hombres que ya estén casados, es decir: que sean “maridos”; y para peor –según las instrucciones que Ordeno- que sean “buenos maridos”, que por lo tanto jamás atenderían a otra mujer que no sea su esposa.

“Quiero que mi padre deje de gritarme”

Ordena al Universo para que mi padre todos los días y todo lo que pueda de cada día, me grite… única Forma en que podrá “dejar de gritarme”, en tanto no Ordeno que “no me grite”, sino que “deje de hacerlo”

“Quiero Adelgazar”

Instrucción que Ordena a mi cuerpo y a todo mi Universo a engordar continuamente… requisito lógico, inevitable y obligatorio para “adelgazar”, que nada tiene que ver con “quiero estar flaco”. Así como “Quiero curarme” -que nada tiene que ver con Querer “estar sano”- garantiza organizar un Universo donde vivir enfermándose… único modo de “curarse”.

Paso III: LA FORMA

POR DÓNDE Nos Dirigimos

No se empieza por la Forma: comenzar por preguntar ¿Cómo lo hago? Es caer en la trampa.

Gracias a la Escucha más allá de la Idea ya tengo claro A Dónde voy. Sabré de entrada que no sabré Cómo hacerlo pero lo importante es dirigirse igualmente ya que el Universo me mostrará la vía más compatible para llegar a lo que quiero. Yo le digo al Universo A Dónde voy, y el Universo me dirá Por Dónde llegar a Eso.

Universo Invocado, es Universo Casualizado

Suerte:

  • Existe
  • Se pone del lado de quien aprende a “sortear” los obstáculos hacia lo que quiere
  • Tiene una Lógica, que encuentra implacablemente la Forma de realizar lo que queremos

Paso IV: LA COSA

PRIMERAS SEÑALES en el Mundo Físico

Si no nos detenemos, la Cosa comenzará a hacerse visible. Hay que estar atentos al mundo y a cada cuestión que el mundo nos pone delante: cualquiera de ellas puede ser la que señale el Camino hacia lo que queremos encontrar.

“La misma Invocación que Casualiza el avance, Casualiza la detención”

La Cosa Casualizada es una Señal Simétrica, que al mismo tiempo en que lo externo señala A Dónde estamos yendo en relación a lo que nos interesa alcanzar, en lo interno señala hacia lo más Oculto de Sí Mismo.

ARRANQUE BIFÁSICO… Y LA ESFINGE

El Mago que intenta ingresar a Su Gran Obra, pronto deberá variar ese lugar Desde Dónde intentó ingresar: así precisa un Arranque Bifásico. Cuando algo se Inicia desde el Mejor Arranque Posible se presentarán en forma recurrente y sistemática tres factores:

  • Una Casualidad, más tarde o más temprano se detona, y se transforma en decisiva para alcanzar la Cosa que nos lleve al Resultado buscado (Factor Suerte)
  • Esa Casualidad, varía dramáticamente las concepciones desde las cuales se estaba encarando lo que hacemos (Factor Arranque Bifásico)
  • En los Momentos Clave –cuando surge la Casualidad- conjuntamente a los Avances surgirán obstáculos que intentarán equilibrar de inmediato el envión logrado (Factor Obstáculo)

El Arranque Bifásico no es evitable, ahí el Recorrido hacia el Resultado adquirirá nuevos impulsos.

Como a toda acción se le opone una reacción, hay algo que intentará anularlo para restablecer el equilibrio: “La esfinge”. Por eso, lo decisivo para que no nos frenemos ante “eso” es conocer Su Lógica. No es la Cosa la que frena, sino que es la persona que se frena ante esa Cosa.

Las armas con las cuales la esfinge tratará de frenarnos:

  • Combate hacia afuera
  • Espera                                tres trampas para una misma trampa
  • Justificación

Paso V: EL COMBATE

“Dirigirse innegociablemente hacia Adonde hemos situado Dirigirnos”

Tres posibilidades:

  • · La Cosa ha dado sus primeras Señales, y son armónicas con lo que quiero y Ordené
  • · La Cosa ha dado sus primeras Señales, y no son armónicas con lo que quiero pues mi Orden estuvo desviada
  • · No hay Señales de la Cosa

El Guerrero debe manifestarse en toda su potencia, tendremos que llevar a cabo todos los Combates internos en cualquiera de las tres posibilidades para seguir dirigiendonos a lo que dijimos querer alcanzar.

Paso VI: LA ENERGÍA

El hombre y todo lo que el hombre quiera mover, estará supeditado a encontrar las Fuerzas más sutiles Desde Dónde moverlo.

Lo Sutil dirige a lo Denso… lo Sutil está dirigido por los Dioses

Lo psíquico dirige a lo energético y lo energético determina a lo físico

La Energía es más Sutil que lo Físico, pero lo Psíquico es más Sutil que lo Energético: y lo más Sutil de lo más Sutil es la Palabra.

Un Estado de Alerta expande nuestra consciencia, haciéndonos atender a cuestiones de la vida cotidiana que antes nos pasaban de largo: el Universo comienza a Desocultarse para nosotros.

Desde lo interno, lo Psíquico y lo Sutil, podremos convocar todo lo que precisemos de lo externo ya que al haberlo ordeado desde lo más sutil (la Palabra), nuestra energía se encargará de encontrar lo compatible en lo fisico en el modo más inesperado…

Paso VII: LA CASUALIDAD

La Magia producida nos traerá por vía de la Casualidad “Algo” –ya no sólo señales- que nos acerque mucho más poderosamente hacia el Resultado que queremos. Si no es suficiente aún, el Universo también le enviará –a través de la Casualidad- el Sistema que se haga necesario para Eso (puede aparecer acá o en el Paso IX)

“Cuanto el Mago más Recorre y más elevado es lo que se propone alcanzar,

más del Universo se le desoculta y más sistemas están a su disposición”

Paso VIII: LA NEGOCIACIÓN

Si ya no nos detenemos en lo interno, ahora tendremos que afrontar lo externo, y para Eso será necesario Negociar…

Premisas Éticas que jamás deben ignorarse:

  • · Jamás se trata de apuntar a cambiar al Otro
  • · Pase lo que pase, se “gane” o se “pierda” la Negociación, seguir dirigiéndose al Resultado que se quiere… Eso es Innegociable
  • · Nunca, jamás, mi Resultado depende del que tengo enfrente en la Negociación
  • · Mentir es mal método

El Mercader entra en escena como continuación del Guerrero. Nos exigimos trabajar en el campo externo de la Negociación con las mismas bases de la Invocación con la que trabajamos dentro: para invocar es imprescindible La Escucha.

No negocio mi Idea y adapto la Imagen de la Cosa que ofrezco a la Cosa que el otro quiere de acuerdo a la Idea oculta que lo dirige.

“Tu Adonde es mi Por Donde”

Paso IX: CONCLUÍR

El Universo nos tomará un EXAMEN FINAL:

Todas las Esfinges saldrán a nuestro paso nuevamente. Ahora la gran diferencia está en que el Desafío es lograr no atenderlas ya que sabemos que son solo una proyección de nuestros miedos que ya hemos atravezado. Simplemente seguimos caminando y entonces las hemos vencido.

Paso X: LA MAGIA

Cuando El Viaje por fin llegó a Destino, el Paso X recién se inicia. Jamás debe suponerse la llegada a Destino como el capítulo final que concluye la Obra, sino como el primer capítulo de la Obra Siguiente.

Quien Llega encarnará a La Esfinge, la Magia del Viaje nos ha transformado en Maestros!

La transformación de la esfinge:

  1. Rival
  2. Aliado encubierto
  3. Maestro

Ahora es función de Quien llegó al Nuevo Lugar, custodiar la Puerta y filtrar qué ingresa y qué no. Tres preguntas nos permitirán Custodiarla:

  • ¿Desde Dónde entramos?
  • ¿Qué vimos en el Viaje que deberíamos haber filtrado y no lo hemos hecho aún?
  • ¿Qué, desde la tierra anterior y durante todo el Viaje nos parecía normal, positivo y defendible en nosotros mismos… pero ahora, gracias a La Esfinge-Rival-Aliado-Maestro que cuando encarna “eso” logra complicarnos todo, Desocultamos debemos filtrar para incrementar la Fuerza de Nuestra Magia?

Y ahora si damos lugar a un Paso fundamental…

Festejar el Logro!!!

Festejar es Valorizar

Festejar para Recuperar fuerzas

Y para Invocar Nuevas Fuerzas con las que emprender lo que “Por Sí Mismo”, El Mago aprehendió es lo más Magnífico que puede hacer en y con Su Vida:

SU PRÓXIMO VIAJE INICIÁTICO!!!

www.edipo.org

*José Luis Parise: Psicoanalista Argentino , escritor e investigador, premiado internacionalmente por los Resultados obtenidos en más de 100 Viajes y tres decadas de investigaciòn y Experimentaciòn en las Culturas Iniciaticas del Planeta.

Contacto en Europa:

Damián Chiapella

soulchiapella@yahoo.com

Tel: (0039) 3493253403

……………………………………………………………………………………………

“CASUALIZAR”

LOS ONCE PASOS DE LA MAGIA

“Cuando el hombre perdió el Contacto con La Magia

…la llamó Casualidad”

LOS ONCE PASOS DEL MÉTODO DEL MAGO

Usted está en un camino.

Intenta ir desde un lugar a otro, se aventura por senderos que no conoce, se bifurcan, y no siempre está seguro de A Dónde lo conducirán.

Entonces… recurre a ese Elemento que en la historia de la Humanidad ha sido la principal herramienta que posibilitó realizar todos y cada uno de los Viajes que se han desarrollado:

Un Mapa.

Trátese de que el Mapa lo va trazando por Usted mismo, pues ese camino jamás ha sido recorrido antes, o de que recurra a mapas trazados por quienes ya han recorrido esa ruta; trátese de que el mapa sea trazado mentalmente o se lo vaya dibujando en un trozo de papel… sin Mapa, todo viaje está destinado, desde el inicio mismo, al extravío.

Cada viaje precisará de un mapa distinto, que nos enseñe y nos dé las claves, referencias y orientaciones necesarias con las que conducirnos en cada uno de los caminos que queramos abordar para llegar a nuestro objetivo.

Así, al final de los innumerables viajes que constituyen nuestras vidas, tenemos entonces una colección de mapas que sólo nos han servido alguna vez, y sólo nos servirán si queremos en alguna otra oportunidad volver a viajes… ya realizados, y si ese camino no ha variado demasiado.

Pese a tal acumulación de mapas y experiencias, para cada nuevo viaje, indefectiblemente precisaremos un nuevo mapa de las nuevas rutas.

Pero un Día…

Algo nos Revela que en realidad, todos esos viejos mapas de innumerables rutas que hemos recorrido para llegar a cada meta de nuestras vidas… forman parte de una sola y única Ruta Principal, de la que todas las rutas del mundo sólo son fichas de un rompecabezas, que no sabíamos reconocer.

Y más aún, esa Ruta Principal, no sólo abarca los caminos del mundo… sino de todo el Universo.

Obviamente entonces, Acceder a un Mapa de esa Ruta Principal… sería Acceder al Mapa de todos los Caminos del Universo.

O lo que es lo mismo:

El Mapa del Universo.

Mapa del Universo que contiene La Lógica Secreta con la que ubicar el Camino hacia todo Lugar y toda Meta a los que deseemos Llegar.

Ese Día…

…Es Este Día.

El Mapa que contiene todos los Caminos del Universo, los ya recorridos, los que aún no se han recorrido, los que se recorrerán en el futuro y los que hoy no podríamos siquiera suponer que pueden recorrerse… está ahora en Sus manos:

Es El Método Del Mago.

Eso, exactamente, son Los Once Pasos del Método De La Magia:

Un Mapa, que se ha escrito Desde El Inicio mismo de los Tiempos.

Pero como semejante Poder obligó a tomar las más serias precauciones… fue ocultado en el lugar más perfecto y recóndito, que no pudiera siquiera imaginarse:

…En Quien busca cada mapa para cada viaje que quiere realizar.

Entre nosotros y Nuestras Metas, sean la que sean, aquellas que abandonamos resignadamente, las que desde siempre quisimos alcanzar o las más utópicas que ni siquiera nos atrevemos a pensar como alcanzables… entre nosotros y Todo Eso, hay un Camino. Acceder al Mapa que contiene El Camino Principal del que derivan todas las rutas , es Acceder entonces a La Más Pura Magia que Accede a todo lo que quiera alcanzarse del Universo.

…Acceder a Eso, Es Acceder al Universo.

…E infinitamente más importante aún:

En tanto ese Mapa está escondido en Quien se encuentra con El Mapa…

…Acceder a Eso, Es Acceder a Sí Mismo.

Bienvenido entonces al Viaje

El Único Viaje.

El que desde Siempre y para Siempre, contiene a Todos Los Viajes:

El Viaje hacia Sí Mismo…

…Por El Camino Principal:

El Camino De La Magia.

PASO I:

~ El Caos De La

IDEA ~

EXPLICACIÓN:

¿…Qué es una Idea?

Aunque lo que se obtendrá en el Recorrido por Los Once Pasos, es infinitamente superior a cualquier Resultado anhelado previamente, se recurre al Método Del Mago para, en principio, alcanzar algo definido.

Y todo intento, decisión, empresa o logro que quiera alcanzarse, comienza a partir de una Idea.

Tres elementos se aglutinan en Eso que comúnmente llamamos Idea: Una Cosa, Una Imagen -o Forma- y Una Definición.

Tres universos diferentes que conviven en nosotros caóticamente, se nos presentan.

La tendencia, tan natural como automática… y tramposa, es la de creer que la Cosa que queremos lograr detrás de la Imagen o Forma está clara, y que la Definición no cambiará mucho lo que obtengamos, usemos las palabras que usemos para definir Eso.

Acá Se Inicia El Verdadero Viaje.

Estamos ante un sendero que se bifurca para Quien tiene la Oportunidad de emprender la Gran Aventura hacia Su Espacio Divino: si mantiene esa tendencia natural y automática,

habrá tomado el camino de la anti-Magia, esos Universos sutiles conservarán su caos… y así es como se plasmarán, agregando caos sobre caos al Universo concreto.

Pero si toma El Otro Camino, cuyo Recorrido impone la tremenda exigencia de tener que aprender a ordenar todo eso que se le presenta en su mente según Un Método… tendrá la Divina Oportunidad de estar Recorriendo el Camino que, en todos los Mitos Bíblicos y Enseñanzas milenarias, recorre “Eso” a lo que llamamos Dios: poner Orden ahí donde primero tuvo que detectar y reconocer que había Caos.

Y por supuesto que para Quien toma El Camino de Dios…

La Magia no podrá dejar de presentarse.

APLICACIÓN:

Sólo es cuestión de Ordenar el Caos del Universo para que La Magia del Cosmos Se Inicie.

Pero como ocurre con todo Orden… se precisa un Método para lograrlo.

Pensemos ahora en cualquier cuestión que queramos alcanzar en nuestras vidas…

Si nos escindimos contemplándonos a nosotros mismos y analizamos con cuidado y rigurosidad lo que sucedió en nuestra mente, veremos que ahora lo que tenemos, es una Imagen, una Forma de Eso que queremos lograr.

No advertimos siquiera que mucho menos definida es la Cosa.

Si hemos pensado en una novia, o una familia, o un buen trabajo, o salud… es bastante fácil Imaginarse a una joven bonita, una escena de padres e hijos alrededor del fuego, una hermosa oficina en una empresa con nosotros dentro, o vernos corriendo por el parque.

Pero todo eso… no es más que la Imagen, la Forma de la Cosa.

Si queremos avanzar hacia la concreción de esa Cosa en el mundo, estaremos obligados a ir más allá de la Imagen, para lo cual deberemos hacer uso del lenguaje, por la vía que sea.

Sin Definir lo que queremos, jamás pasará de una simple Idea limitada a tan sólo habitar y existir en nuestros pensamientos. Y en cuanto queramos ir más allá de la Idea… descubriremos que un verdadero abismo se abre al intentar atravesar la Imagen y Definirla poniéndola en Palabras que permitan a esa Idea salir de nuestras mentes y concretarse como una Cosa que habita y tiene su lugar en el mundo.

¿Qué es lo que Define esa Cosa en sí: ¿Qué define que esa joven sea mi novia? ¿En qué consiste una familia? ¿Cuándo un trabajo es bueno? ¿Qué es en realidad la salud?… veremos que irremediablemente, lo que suponíamos más anecdótico y menos importante, se hará imperioso: La Palabra, pues precisamos Definir la Cosa detrás de la Imagen.

Así es como funciona el Universo, en cualquier orden.

Supongamos que a través de Internet quiero encontrar una novia o cualquiera de las otras cuestiones recién mencionadas: por mucho que crea que tengo en claro la Imagen y hasta la Cosa… nada puede ponerse en marcha con eso sólo: todo depende de que ponga en el sistema la Definición precisa.

Algo tan complicado como la red de Internet, o algo tan sencillo como subirse a un taxi… podemos ver que todo lo que funciona, lo hace según el mismo Orden. De nada me sirve creer que tengo en claro la Cosa que voy a buscar al subirme al vehículo y tampoco tener clara la Imagen de la misma o del comercio donde conseguirla: el taxista me pedirá la Definición exacta del lugar Adonde vamos. Y exactamente el mismo Método veremos que se pone en marcha para cualquier otra cuestión que quiera alcanzarse, sea en una tienda, un restaurante, manteniendo relaciones sexuales o lo que fuera: cada uno de esos Universos se pondrá en marcha no por la Idea de la Cosa y su Imagen, sino por la Palabra.

El “Tao”, la Fuerza Primordial que está presente antes de que cualquier Cosa exista –incluida la que nosotros queramos alcanzar… significa, sorprendente y exactamente Eso: El “Decir”.

Y si todo en el Universo funciona así… es, ni más ni menos, que porque el Universo mismo funciona así.

Todo Se Inicia por la Palabra; aunque tenga que ser dicha a través de gestos o del medio y lenguaje que sea.

Es decir, todo se pone en marcha… por “La Oración”.

Y es particularmente significativo que todas las Religiones coincidan en que ese, precisamente, es El Inicio del Camino hacia Dios: por mucho que nos digan que Él sabe todos nuestros pensamientos, actitudes e intenciones más ocultas… al mismo tiempo nos dicen desde siempre que a Dios hay que orarle y pedirle… es decir: Decir. Poner en Palabras lo que pensamos; luego de lo cual… “Una Palabra Suya bastará para salvarnos”

Es que si vemos muchísimo más lejos, este Otro Camino que hemos comenzado a Recorrer, nos muestra la sorprendente revelación de que… el mismo Dios, no está exceptuado de tal Método para alcanzar lo que quiere alcanzar:

Dispusiera del Poder de que dispusiera, para poner el Universo en marcha hacia La Cosa que Él deseó… tuvo que Nombrar Eso.

ILUSTRACIÓN:

“ En El Inicio era El Logos,

y el Logos estaba en Dios,

y el Logos era Dios ”

Evangelio de Juan 1,1.

“ Dijo Dios: ‘Haya Luz’; y hubo luz ”

Génesis 1,3.

Basta ver los primeros capítulos de cualquier Biblia de cualquier religión de cualquier cultura y de cualquier tiempo… para ver que lo primero que debe hacer Dios para Hacer Su Obra… es “Ordenar”.

En El Inicio, nos dicen todas las Biblias, no fue la Idea… sino La Palabra.

Aún cuando se supone que Dios está completa y absolutamente sólo en El Universo, que no hay a quién “ordenarle”… debe Nombrar Eso que Desea: “Haya Luz”, “Haya Día”, y “Haya” toda Cosa que tenía Idea de “hallar” en el Universo.

Y el Universo, como ejerciendo una Simetría entre el adentro y el afuera, responde: la Cosa que “se llamó” desde adentro, acudió Afuera.

“Nombrar”, es “llamar”. Lo que se Nombra, es Invocado.

La Cosa no se pone en acción si no se la Nombra.

Literalmente: “Verbo” es sinónimo de “Logos” … Y ambos –uno en latín y el otro en griego- significan lo mismo: “Palabra”.

Nombrar la Cosa Inicia el Movimiento hacia Eso.

Había Caos … Y precisamente, no hay “Orden” para quien no “Ordena”.

Y para “Ordenar”, se precisa Decir.

Pero ¿…Por qué?

¿…Qué Fuerzas Se Ocultan en La Palabra, que contiene La Magia de poner en Movimiento el Orden en el Caos… Iniciando Universos?

Síntesis:

La Idea Desde Donde se parte, es la de una Forma -o Imagen- de una Cosa que se quiere alcanzar como Resultado.

Pero para concretar la Cosa es necesaria la Palabra. Y en cuanto intentemos nombrar el Resultado ue queremos, la Palabra nos mostrará que si bien la Idea trata de ir en la dirección del Resultado, sólo se Imagina hacerlo, pues en cuanto se la Escuche, se Desocultará el hecho de que desde lo interno se produce un Oculto y misterioso desvío que se refleja manifestándose Simétricamente en desvíos externos.

El Mago es Quien da aquí el Primer Paso de Su Recorrido, el cual Se Inicia en cuanto aprende a detectar en Sí Mismo ese desvío que ve reflejado afuera, captando de este modo el Universo como una continuidad Simétrica entre lo interno y lo externo;

un espejo entre adentro y afuera.

Simetría entre adentro y afuera, que deberá aprender a dirigir para que, así como ve ahora los desvíos internos reflejados en lo externo… muy pronto sus Deseos internos también se vean reflejados, con esa misma eficacia inexorable, en la realidad externa.

Eso… Es Hacer Magia.

PASO II:

~ El Orden De La

PALABRA ~

EXPLICACIÓN:

¿…Qué pasa cuando hablamos?.

Todas las Enseñanzas de Magia de Oriente, Medio Oriente e Indígenas, todas Enseñan un respeto hacia La Palabra sólo comparable con el Respeto hacia Lo Divino.

En Egipto, a la Magia se la nombraba “Heka”.

El mismo nombre recibía el Dios de la Magia, y se lo asociaba con los principios creadores “Sia” y “Hu”.

“Sia” es la Idea, el Pensamiento, y no es una divinidad en sí misma, sino una representación de algo más poderoso. Es como una Sombra -“Skia” para los griegos- de algo luminoso: el Hu.

Por su parte, el “Hu” es El Verbo Creador; asociado y asimilado a otro Dios, Ptah, pero no a él como totalidad, sino más exactamente, a su Lengua.

Basta aplicar el Método Del Mago ya sobre estos datos mínimos y básicos, para develar con claridad toda una lógica estructural que por muy “Hermética” que resulte habitualmente, ya estaba anticipada en nuestro Paso I: la Idea de la cosa es una sombra, cuya Luz está en la Lengua, en el Verbo, en la Palabra.

Esa es la estructura de la “Heka”, de La Magia. Por lo tanto, si como habitualmente ocurre, caemos en la trampa de entender a la Idea como la fuente luminosa de la que la Palabra sería sólo su proyección o sombra… jamás entraremos en esa Magia que conecta con el “Dominio Del Poder” –tal el significado etimológico de “Heka”-.

Quien quiera acceder a los secretos de La Heka, deberá aprender a reordenar su universo mental -y desde ahí, todo su Universo- aceptando la desconcertante posibilidad de que… los Pensamientos son proyección de la Palabra.

Es decir, concreta y sorprendentemente: desconocemos los pensamientos que nos habitan, hasta que los nombramos.

Lo cual significa… que si nombramos algo distinto a lo que nuestra Idea suponía diríamos, “eso” nombrado es lo que está en realidad en la mente tratando de realizarse en el mundo.

Las consecuencias no podrán tardar en manifestarse, pues descubrir que la Palabra va en una dirección diferente de la Idea, es descubrir que nuestras fuerzas se han dividido dramáticamente: mientras con una parte nuestra tratamos de Crear algo, nuestra mente está tratando de crear otra cosa, que bien puede ser diferente o directamente opuesta a la que queremos crear.

Por el sólo hecho de comenzar a ver el Universo desde el Método del Mago, de pronto nos encontramos siendo el escenario donde minuto a minuto se libra la interminable y mitológica batalla de La Creación versus la División. Cosmos versus Caos. Dios versus el Diablo…. O lo que es lo mismo: “Logos” –Palabra Creadora- versus “División” –etimología de “Diablo”-.

Que el Diablo sea “División”, se hace casi evidente y fácil de reconocer y aceptar… Pero ¿…qué mecanismos se ocultan en el Hablar, que desde el principio de los tiempos la Obra misma de Dios se asimila a Su “Logos”, Su “Verbo”, Su Palabra?.

Para aprender sobre ese enigmático Agente Mitológico llamado “Palabra”, quien más ha podido desentrañar las Fuerzas por las cuales es tan Poderosa y los misterios que se encierran y contienen en el aparentemente simple acto de Hablar, es -más allá de todas la polémicas que pueda generar- el Psicoanálisis.

Y qué ha descubierto? …Confirmando ampliamente lo que venimos desarrollando: que lejos de lo que pueda suponerse, la Palabra no se ajusta a las Ideas que percibimos en la consciencia al Hablar, sino que esta sólo advierte la punta de un iceberg que más crece y más áreas de nuestras vidas abarca, dificulta y estanca cuanto más logra permanecer Oculto debajo de la superficie.

En forma contraria a la ingenua ilusión habitual, consistente en que tenemos unificadas nuestras Ideas en pos de lo que queremos Crear independientemente de que las nombremos de un modo u otro… la mente es un Caos de Ideas que sólo se podrá Ordenar a través de La Palabra, sin la cual el proceso hacia la Creación de lo que queremos, sencillamente, no comienza.

Sin la Palabra hay División y Caos, no Creación y Orden.

Tal como lo enseña el Psicoanálisis, basta por ejemplo Escuchar un Acto Fallido, para sentir de cerca la realidad tangible de que en nuestra mente se desarrolla una Lógica propia e independiente, que no se domestica adapta o somete a las Ideas del Orden que quien habla quisiera darle a lo que dice.

Comenzamos a hablar… y bajo un Orden totalmente oculto –que en principio aparenta puro Caos- se suceden desvíos, equívocos, olvidos, confusiones y múltiples sentidos que van tomando vida propia y arman circuitos en el Universo que van mucho más allá de la Idea que queríamos decir, de la Cosa que quisiéramos nombrar y de la Imagen a la que quisiéramos aludir.

Universo sólo accesible a través de la Palabra, que se mostrará con tal Poder de auto organización y auto determinación que le posibilita burlarse de nuestra voluntad

cambiando de lugares, presentándose unas en lugar de otras, apareciendo sin que las busquemos y de pronto desapareciendo aunque las busquemos.

En cuanto alguien se exige Escuchar verdaderamente lo que la Palabra está diciendo, y no lo que se tiene la Idea de decir… de inmediato se encuentra ante la certeza de que algo muy misterioso está dirigiendo todo Eso.

…Misterio que, si se volcara al terreno de las Cosas materiales, otorgándoles ese mismo “Poder” de cambiar de lugar, presentarse unas en lugar de otras, aparecer y desaparecer por sí mismas desairando y hasta burlando lo que queremos hacer con ellas… no dudaríamos un solo instante en nombrarlo como “Magia”.

APLICACIÓN:

Pero si la Palabra es lo que transforma el Caos en Orden ¿…puede ser caótica en sí misma, como en efecto lo parece en cualquier ejemplo de equívoco, fallido, lapsus u olvido?

¿O se trata en realidad de que las Palabras siguen un Orden Superior… que nos revela y muestra toda nuestra ignorancia e ingenuidad acerca de las Ideas que Imaginamos tener sobre la Cosa que queremos “Ordenar”.?

…Y sobre esa Cosa llamada “Orden”.

“Voy a buscar trabajo”

“Quiero encontrar un buen marido”

“Quiero que mi padre deje de gritarme”

“Quiero Adelgazar”

“Quiero curarme”

Frases que nos dan una Idea que parece tan clara como indudable acerca de la Cosa que queremos y su correspondiente Imagen en cada caso.

Si eso es así… ¿Por qué entonces, es tan difícil lograr que el Universo se ponga en marcha para lograr trabajo, marido, armonía familiar, bienestar físico o simplemente perder unos kilos de más?

Pensar que el Universo ignore nuestras expectativas, contradice tanto a todas las Enseñanzas Iniciáticas de la historia de la humanidad, como a las más avanzadas del mundo contemporáneo, tales como La Física Cuántica, que incluye conceptos como el “efecto observador”, que afirma que la realidad se altera según las expectativas Desde Donde la abordamos.

Entonces… si no hay posibilidades de que nuestras expectativas no pongan en marcha al Universo hacia Adonde nuestras Instrucciones lo hayan “Ordenado”… ¿es que lo estoy “ordenando” mal, si finalmente lo que el Universo me trae está tan lejos de Eso que fueron mis expectativas?

Aquí es donde precisamos tener muy en cuenta ciertas advertencias que nos vienen desde todas las Enseñanzas: cuando se haya llegado a esta Pregunta –lo cual es un Verdadero Avance en Sí Mismo- se ponen en marcha mecanismos tan insospechablemente poderosos… que el Psiquismo tratará, en primer lugar, de defenderse ante la misma.

Así como sucede cuando un niño es puesto ante un desafío que le obliga a ir más allá de lo que era su mundo hasta ese momento –por ejemplo, empezar a ir al colegio- y ante tal posibilidad poderosísima reacciona resistiéndose al paso e intentando mantener el mundo como era hasta entonces, del mismo modo reaccionará el Psiquismo adulto cuanto más importante sea el Desafío ante el que se encuentra.

Se trata de un verdadero llamado al Guerrero que en cada uno de nosotros decide ir a Combate aún sabiendo que tiene una interminable lista de “motivos”, todos más que lógicos, por los cuales rechazar el Desafío. Y no hay dudas de que una Pregunta que Desafía nada más ni nada menos que A Dónde creo estar Dirigiendo mi Universo cuando intento Ordenarlo… es, en efecto, Un Gran Desafío.

Y ante un Gran Desafío, la trampa de la que entonces hecha mano el Psiquismo cuando ya no puede evitarlo, es la de reducirlo …Con lo cual, sigue dirigiéndose en realidad a lo mismo: evitarlo.

Respecto del Gran Desafío del que aquí hablamos ¿cómo será ese reduccionismo con el que se intente disminuir la dimensión de una pregunta que pone en duda nada menos que A Dónde está dirigiendo cada uno Su Vida?.

Precisamente del modo que sin advertirlo, acabamos de hacerlo: reduciendo la pregunta a un “Cómo”; es decir… rebotando nuevamente a una cuestión de “formas”, a una cuestión de Imagen, que es lo que compete al “Cómo”.

Pero el Primer Paso… ya nos había advertido que el terreno de la imagen es precisamente, lo que hay que “Ordenar”.

Y con qué se “Ordena ese caos”?: con “Ordenes”, es decir con Palabras.

¿Se trata entonces de aquellas Palabras con las que pretendemos Ordenar al Universo?.

Exacto, según todas las Enseñanzas Iniciáticas, Mitológicas y de Magia de la historia… Siempre y cuando no caigamos en la trampa de reducir Eso a una cuestión de “formas”.

El “Cómo” –es decir La Forma, la Imagen, el Modo- simplemente se somete al “Qué”, a la Orden.

Entonces, para que no creamos que el desvío por el cual obtenemos algo diferente a lo que queremos, está en la “forma” -en “Cómo” damos la Instrucción con la que tratamos de Ordenar al Universo-… habrá que hacer con esa “Orden” Eso que en todas las Enseñanzas del Origen de la Humanidad se instaura como Umbral del Conocimiento Oculto: Escuchar.

Escuchar en “Qué” consiste en realidad lo que decimos, sin dejarnos atrapar por la Idea de lo que “queremos decir”.

“Voy a buscar trabajo”.

¿…Qué Instrucción le estoy dando al Universo?: la de “Ordenar” todos mis días para que no Encuentre trabajo, sino para que, simplemente, me los pase buscándolo.

Horas y horas yendo entonces a los lugares en los que ya han ocupado el puesto que me interesa, en los que mi currículum no se adapta a lo que buscan, en los que ya fue encontrada la persona para la vacante que estaba disponible; y tantas tortuosas Formas como sean necesarias para cumplir mi Orden, que el Universo entretejerá sin problemas… todo de acuerdo a Qué Cosa he, en realidad, Ordenado.

“Quiero encontrar un buen marido”.

La única Forma en que puede cumplirse mi Orden… es trayéndome hombres que ya estén casados, es decir: que sean “maridos”; y para peor –según las instrucciones que Ordeno- que sean “buenos maridos”, que por lo tanto jamás atenderían a otra mujer que no sea su esposa.

“Quiero que mi padre deje de gritarme”.

Ordena al Universo para que mi padre todos los días y todo lo que pueda de cada día, me grite… única Forma en que podrá “dejar de gritarme”, en tanto no Ordeno que “no me grite”, sino que “deje de hacerlo”

“Quiero Adelgazar”.

Instrucción que Ordena a mi cuerpo y a todo mi Universo a engordar continuamente… requisito lógico, inevitable y obligatorio para “adelgazar”, que nada tiene que ver con “quiero estar flaco”

Así como “Quiero curarme” -que nada tiene que ver con Querer “estar sano”- garantiza organizar un Universo donde vivir enfermándose… único modo de “curarse”.

ILUSTRACIÓN:

“Lo que deseas, realmente se vuelve magnético para ti según el grado de tu deseo. (….) El Universo no se preocupa de si algo va a dañarte o ayudarte, es neutral a la hora de satisfacer tus deseos”

Fred Alan Wolf, “La Búsqueda Del Águila”

“Los procesos del pensamiento, sólo son conocidos a través de la palabra”

J Lacan, “Seminario 7”

“Mis pensamientos son los grandes encantamientos mágicos que salen de mi boca”

El Libro Egipcio de Los Muertos. Cap LXXX

“En cuanto al insensato que no escucha, no hay quien actúe por él. Su mal carácter es conocido por los grandes. Vive muerto cada día. Si la escucha es buena, la palabra es buena”

Ptahotep, Citado por Jon Assman en “El Egipto faraónico y la idea de la justicia social”

“¿Quién mueve tu lengua cuando hablas?”

Siddharta Gautama, El Buda.

“Abracadabra…” Desde siempre, La Magia se Inicia con Palabras Mágicas.

El Universo es Invocativo… O podríamos decir “Inbocativo”: Invoca con lo que sale de la Boca.

¿Pero por qué, si la Pregunta acerca de Qué estoy Ordenando –o Inbocando- en realidad a mi Universo se trata “sólo de una cuestión de Palabras”… es tan grande el Desafío?

Tal vez, porque son muchas las Preguntas que se ocultan en esa Pregunta:

Vimos que la Pregunta por el “Cómo” estaba supeditada a la Pregunta por el “Qué”. Pero si al preguntar por el “Qué” le Ordeno a mi Universo, descubro que no se trata de que el Universo ignore mi Orden… sino que yo ignoro Qué estoy ordenando en realidad más allá

de la trampa de la Idea… Entonces, más tarde o más temprano se instalará la pregunta verdadera, final, definitiva y definitoria, la que abre las Puertas de La Iniciación:

¿…Lo estoy ordenando yo?.

¿Desde Dónde se producen las Inbocaciones que yo ignoro A Dónde se dirigen?

Ese es el Gran Desafío que se esconde detrás de aprender a Escuchar las Palabras que atraviesan la Idea desocultando la verdadera Cosa a la que nos estamos dirigiendo:

¿…Somos nosotros mismos quienes nos estamos dirigiendo?

Respuesta que sólo es posible hallar Más Allá de las Formas.

Síntesis:

Develando lo que se Oculta en la Palabra, Iniciamos el proceso de Dirigir nuestro Universo hacia el Resultado al que queremos llegar, en pura Simetría entre “Adentro” y “Afuera”.

Pues La Palabra es la Vía por la que se revelará A Dónde estamos yendo en realidad cuando en nuestra Idea creemos ir hacia la Cosa que nos interesa alcanzar en función del Resultado.

Gracias a aprender a Escuchar lo que se Oculta en la Palabra, sabremos entonces A Dónde nos encontramos y si debemos reorientarnos o si vamos en la dirección correcta.

Y si las Palabras son las exactas… habremos pues llegado a la base de la montaña que queremos escalar, en cuya cima está el Resultado.

Obviamente, nada sería más desgastante y Caótico que tener que tomar cada sendero de cada bifurcación que se nos presenta para entonces, recién luego de haberlo recorrido, enterarnos de si nos conduce al Resultado de llegar a la cima.

En tanto gracias a la Palabra podemos saber exactamente si estamos Adonde nuestra Idea nos hace creer que estamos o no, y ubicar con claridad y precisión Adonde estamos yendo, la Palabra nos permite dirigir nuestras Energías directa, convergente y Ordenadamente hacia la cima, con el Poder suficiente para que el Universo entienda con claridad nuestra dirección…

Y sean entonces Invocadas las Fuerzas de la Magia.

PASO III:

~ El Peligro De La

FORMA ~

EXPLICACIÓN:

¿…Cómo lo hago?.

Dos Pasos del Método del Mago bastan para que todas las concepciones habituales Desde Donde emprendemos los caminos con los que alcanzar la Cosa que queremos, queden seriamente interrogadas.

Descubrir que la Cosa que perseguimos no es la que en nuestra Idea creemos, y que sólo es desocultada cuando Escuchamos Qué le estamos “Ordenando” en realidad al Universo, produce un corrimiento del eje históricamente instalado sobre aquellas cuestiones que suponíamos hay que encarar y resolver para alcanzar Eso que queremos.

Quien desoculta que la Cosa que persigue es en realidad que “el padre deje de gritarle”, y no que no le grite, descubrirá que el motivo de que todos los días le Ordene “eso” al Universo es que tal vez, cuando no hay gritos entre el padre y él… lo que hay es indiferencia, y ése entonces es un sólido motivo para preferir infinitamente que el padre le grite.

Quien devela que aunque la Idea que tenía le hacía creer que quiere estar delgada, la Cosa que realmente persigue es que sólo le interesa “adelgazar”, tal vez verá que la obesidad es el rasgo que caracteriza a toda la familia y ser flaco sería sinónimo entonces de renunciar a esa familia; o bien que si está delgada, se volvería atractiva para el marido… y entonces se las tendría que ver con los conflictos de su propia sexualidad, los cuales mantiene ocultos “gracias” a la obesidad.

Salir a “buscar trabajo” y no a encontrarlo, puede ser el modo de garantizarse no superar a un padre competitivo, que se pasó toda la adolescencia rivalizando con ese hijo, afirmando su “autoridad” en base a desvalorizarlo.

Necesitar estar enfermo -tal como se asegura quien “quiere curarse”, sin interesarse en “estar sano”- tal vez es la Forma que encontró para propiciarse atención, pues todos giran a su alrededor cuando se enferma.

Las posibilidades son infinitas, pero una vez que La Escucha haya desocultado cuál es la Inbocación Desde Donde se ordena “eso” que todos los días, en forma simétrica, es encontrado en la realidad “externa” en el Universo… Inevitable y conjuntamente

comienza a dispararse, en forma progresiva, también la develación de los motivos ocultos desde donde se origina tal invocación.

Todo “eso” no se busca… se encuentra. Pues en realidad puja desde hace décadas por salir, y todos los días –y especialmente las noches- viene manifestándose.

Lo que faltaba era, simplemente, Alguien que lo advierta.

Toda la historia personal será atravesada, con interrogantes… que vertiginosamente, irán haciendo nacer una sola Pregunta, en la que convergen todas las preguntas.

Pregunta que jamás, sin esos pasos, hubiera sido posible formularse, y que ahora no admite más engaños: ¿Quién dirige mi vida si no la dirijo yo?.

O lo que es lo mismo: ¿…Quién soy yo?.

Quien interrogaba al Universo, al ver ahora que algo oculto en él es Desde Donde se arma ese Universo del que vive quejándose, está en condiciones de dar el Paso más Trascendente que hasta ese momento pudo dar en su vida: Interrogarse a Sí Mismo, como Creador de su Universo.

El sólo hecho de saber que nunca hay garantías previas acerca de si Uno está Presente en Sí Mismo o no, Inicia circuitos que en forma tan maravillosa como concreta… producen una verdadera expansión del estado de consciencia:

Consciente de que la vida se desvía de lo que queremos sencillamente porque es Otro en nosotros quien Inboca y dirige nuestro Universo, en forma progresiva e irrefrenable, comienza a hacerse necesario estar más y más Presente en cada situación que se encara. Esa es la auténtica y original Expansión de Consciencia que se busca, desde siempre, en toda práctica de “estados alterados de consciencia”.

Y para Eso, se necesita estar atento a la Brújula que indica, más allá de toda Idea, Desde Donde se está dirigiendo cada Universo: Escuchar lo que se está diciendo en lo que se habla, para asegurarse, de acuerdo al desvío o no de las frases, si es desde Otro o Desde Uno mismo que está dirigiéndose lo que se quiere hacer.

La Iniciación, entonces, se ha Iniciado… Y con Eso, la Magia:

Al descubrir que más allá de las Formas, el Universo es exactamente el que cada día de nuestra vida hemos Ordenado a través de nuestras Inbocaciones… en nosotros estaremos Descubriendo que desde siempre, funciona un auténtico, eficaz, sorprendente y muy poderoso Mago.

APLICACIÓN:

Un Nuevo Universo se abre con una Nueva Pregunta.

En forma paralela a que la nueva Pregunta se instala y se ramifica en nuevas preguntas, otras preguntas dejarán de tener lugar: las que automáticamente se instalaban antes, y que no hacían más que garantizar repetir siempre el mismo Universo, con sus mismas cuestiones ya decretadas como “posibles”, y con sus mismos fracasos.

En este Nuevo Universo, los Primeros Pasos fueron suficientes para descubrir que La Escucha es la llave que abre las Puertas de La Magia …Escuchemos entonces.

Vale hacer en la vida cotidiana el siguiente ejercicio: escuchar atentamente cuál es la primera pregunta que se instala cuando alguien quiere hacer algo más allá de lo que hasta ese momento le es posible.

Como respondiendo a una hipnosis colectiva –que en realidad lo es- y sin importar lo ineficaz que se muestre “eso” en los Resultados, veremos que automáticamente lo primero que alguien se pregunta cuando quiere hacer algo que lo desafía, es… ¿Cómo lo hago?

Con lo cual, se ha caído en la trampa: se empezó por la Forma. Ya desde el Primer Paso estábamos advertidos de que ese, precisamente, es el terreno que necesita ser “Ordenado”… y preguntar por el “Cómo”, es sinónimo de preguntar por la “Forma”.

¿Habíamos precisado decirle al Universo la Forma, el Cómo llevar a cabo nuestras Inbocaciones con las que en los Pasos anteriores descubrimos que lo “Ordenamos” cuando se producen todos y cada uno de los desvíos dirigidos desde Lo Oculto que pudimos develar? De ningún modo; simplemente, le dimos la Instrucción sobre Qué Cosa hacer… y el Universo encontró el Cómo, la Forma de hacerlo.

Entonces, cada vez que queremos empezar por el Cómo, o que nos detenemos por no “encontrar la Forma” de hacerlo… sencilla y concretamente, estamos yendo contra el Método Del Universo.

En consecuencia, toda nuestra vida se traba, y obviamente no puede haber Magia.

Y si no se trata del Cómo ¿de qué se trata?.

Nuevamente, sólo basta Escuchar en la pregunta para desocultar la respuesta. “De qué se trata”, o lo que es lo mismo: se trata… de “qué”.

Cuando gracias a Escuchar “Qué” estoy Inbocando en realidad, me aseguro de que esa Orden dada al Universo Ordenó el caos sin caer en la trampa de quedarme con la Idea de la Cosa que supongo estar dictándole… entonces simplemente, llegó el momento de ponerse en acción: ahora hay que Dirigirse hacia Eso.

Se trata de Polarizar el Universo hacia esa “Orden”, y no es posible polarizarlo desde la inacción y sin moverse hacia Eso, así como no era posible polarizarlo desde una acción caótica.

Si yo no me muevo hacia la cuestión, el Universo “no se moverá por mí“.

Si gracias a La Escucha más allá de la Idea, ya tengo claro A Dónde voy… ya no hay motivos por los que no ponerse en marcha hacia Eso.

Y por supuesto: sabré de entrada que no sabré Cómo hacerlo.

Pero también sabré que el Universo no precisa que le indique Cómo, que sólo precisa que le Ordene el Qué… y que lo polarice Dirigiéndome continua e innegociablemente hacia Eso.

Entonces… sucederá.

Así como antes, un cúmulo de hechos fortuitos se pusieron en marcha para lograr que me pase el día sólo “buscando” trabajo, ahora esa misma constelación de hechos, con esa misma eficacia devastadora, se activará para que lo Encuentre.

¿Cómo…? Sencillamente y a Pura Magia por aquél Factor del que todas las Iniciaciones, Culturas y Enseñanzas de la historia de la humanidad, han tenido y tienen que ocuparse: por “Casualidad”.

…Tal el nombre que se le dio a Eso que, mucho más rigurosamente hablando, se llama Inbocación.

Universo Inbocado, es Universo Casualizado.

Yo le digo al Universo A Donde voy…

…Y el Universo me dirá Por Donde llegar Eso.

ILUSTRACIÓN:

“Si tienes el porqué encontrarás el cómo”.

Nietzsche

“Mi mente crea el camino por donde se comunican los acontecimientos”

Fred Alan Wolf, “La Búsqueda Del Águila”

Si queremos poner en marcha un Universo, podemos hacerlo en este mismo instante…

Basta con ir a la despensa, elegir un bocado cualquiera y tragarlo. Millones de sistemas se pondrán en marcha de inmediato, movimientos musculares, ríos de fluidos, segregación espontánea de substancias, selección y asimilación de elementos, desechos de otros elementos. Un –literalmente- infinito de conexiones y procesos que hasta minutos atrás no existían… acaban de nacer en el Universo.

Pero para poner en marcha todo ese Entramado maravilloso y perfecto que se ha puesto a mi servicio… ¿qué fue necesario?. Primero, asegurarme que la comida elegida sea la que me brindará los Resultados que quiero, y luego dirigirme y comerla. Nada más.

¿Fue necesario saber Cómo digerir todo Eso que quiero que entre en mi universo? En absoluto.

Y más bien por el contrario: si hubiera primero querido partir de saber Cómo hacerlo, Cómo digerir, Cómo lograr que mi hígado segregue bilis en el momento, dosis y concentración exacta, Cómo mover músculos que no pueden moverse voluntariamente, Cómo establecer los criterios de selección sobre cuáles elementos acumular y cuáles desechar… literalmente, hubiera muerto de inanición en ese intento de saber primero el Cómo para dirigirme a lograr el Qué.

En cambio, de la Forma de hacerlo se encargó ese Micro Cosmos llamado organismo… que supo Cómo encontrar cada tramo del camino Por Donde debía ir para llegar Adonde le indiqué hacerlo: digerir mi bocado.

Todas las Enseñanzas Iniciáticas, están de acuerdo en que el Micro Cosmos y Macro Cosmos son recíprocamente Simétricos, un reflejo el uno del otro.

Entonces, ese mismo Entramado que se pone en marcha para digerir lo Que decidí comer, sin necesidad de que yo sepa Cómo hacerlo, se aplica para cualquier otra decisión que tome, propiciándome la Forma Por Donde Lograrlo, siempre y cuando me ponga en marcha. Y con el único requisito de tener en claro Qué quiero lograr, así como debo tener en claro Qué quiero comer, pues si me conformara con cualquier Idea que se me ocurre, sin asegurarme Qué estoy comiendo, los Cómo que se pondrán en marcha podrían ser los de una intoxicación o una indigestión.

Pero de todos modos… habrá funcionado: el Cómo se adaptó al Qué.

El Por Dónde, la Forma, el Cómo… El Factor “Suerte”, absolutamente decisivo en las cuestiones más importantes de toda Vida, muestra así tres cuestiones:

Que Existe.

Que se pone del lado de quien aprende a “Sortear” los obstáculos hacia lo que quiere.

Y por lo tanto, si La Suerte ayuda a concretar lo deseado a Quien “Sortea“ -término que basta Escuchar para que muestre Su Clave- los escollos que encuentra al dirigirse hacia Eso… por muy paradójico que resulte: La Suerte tiene una Lógica.

Una Lógica que, yendo más allá de las Formas… encuentra implacablemente La Forma de realizar lo que queremos.

Síntesis:

Una vez dada la Orden que le dice a nuestro Universo con precisión Adonde dirigirse para alcanzar el Resultado deseado, la Forma en que el mismo se mueva para lograrlo desplegará caminos Por Donde irá tejiéndose el Entramado que más eficientemente nos conduzca hacia Eso.

Entramado… que de ningún modo se limitará a nuestras teorías, suposiciones, gustos, conceptos y pretensiones previas.

PASO IV:

~ El Oráculo De La COSA ~

EXPLICACIÓN:

¿Es ésta la Cosa…?

Si no nos hemos justificado detenernos en la oscuridad por no saber la Forma de seguir avanzando… estamos ahora en los albores del Amanecer; y la Cosa que queremos, comenzará por lo tanto a hacerse visible.

Tenue, inesperada y sorpresivamente, como se muestran todas las Cosas que en el amanecer empiezan a develar su Forma para quien no fue devorado por el Caos de la

oscuridad, comenzaremos a advertir Señales de Eso que queremos alcanzar y a lo cual nos estamos dirigiendo.

Entonces todas las trampas que hemos aprendido a advertir y “sortear” para llegar hasta este tenue amanecer de la Cosa… serán las mismas ante las que tendremos que seguir atentos para llegar a ver lo Que queremos nítidamente, a plena luz del día.

Estar advertidos de que la Cosa se presentará… por pura Casualidad, es literalmente estar atentos al mundo y a cada cuestión que el mundo nos pone delante: pues cualquiera de esas cuestiones puede ser la que señale el Camino hacia lo Que queremos encontrar.

Clara y chispeantemente, el día más cotidiano se transforma entonces en la aventura más vibrante cuando llegamos a este Estado en el que sabemos que todo lo que sucede en todo el día –…e incluso y muy especialmente en la noche, durante los Sueños- puede estar Entramado con la Cosa a la que nos dirigimos.

Un universo de Magia, comienza a manifestarse ante nosotros, que progresivamente nos vemos con más y más nitidez como directores de una orquesta cuya música estuvo ahí desde siempre, pero a la que nunca Escuchábamos, y por eso no sonaba Armónica.

Y la varita con la que el director “Ordena” su música… cada vez se nos hará más idéntica a la varita con la que el Mago “Ordena” su Magia.

APLICACIÓN:

Llegado este Paso, día a día aprendemos a reconocer con más facilidad e inmediatez las semillas de lo que Inbocamos en la Cosa que se nos presenta…

Y por lo tanto, en ese mismo acto y al mismo tiempo, aprendemos a reconocer si lo que Inbocamos es la Cosa que queremos… o si por el contrario, nos hemos engañado con la Idea de que nos dirigimos a Eso mientras en realidad Adonde estamos yendo es hacia otra Cosa.

Comienzan a aparecer las Señales de la Cosa, gracias a que “Ordenamos” al Universo y a Dirigirnos hacia Eso. Tengo la Idea de que estoy yendo hacia lo que quiero.

Pero ¿…qué hacer si la Cosa Casualizada que apareció me desvía, mostrándome entonces que no es así?.

El mismo Método del Mago que nos posibilita estar en condiciones de reconocer el desvío, será el que ahora nos posibilite seguir avanzando ante “eso”.

Cualquier Señal de Caos que esa misma Cosa Inbocada traiga consigo e intente instalarse -traba, lentitud, desvío- exigirá simple y sólidamente aferrarnos más aún a “Eso” que el Método de La Magia nos había Enseñado como la Llave que abre la puerta al Orden ante en el Caos de la Idea.

“Salgo a encontrar trabajo”, polarizó mi Universo para que, de todos los avisos que salen, justo vaya a los apropiados para mí –Señal de La Cosa-, o para que justo me llegue Casualmente un llamado de un amigo y en la charla me entere de que existe tal posibilidad laboral –señal de La Cosa-, o cualquier otra Forma que tomó la Cosa que comienza a dar Señales.

Pero tanto si la Cosa hubiera dado Señales de desvío –elijo el aviso equivocado, o mi amigo me cuenta que justo ayer tomaron a la persona que buscaban- como si la Cosa que apareció da Señales armónicas con lo que quiero, pero se aleja cuando quiero ir más allá de la Señal y concretarla; entonces… más Magia es necesaria.

Y bastará recordar que ya aprendimos que la Magia se Inicia por las Palabras Mágicas, para detectar Desde Dónde se origina el desvío que ahora está bloqueando a esa Magia.

Deberé usar la Llave que me permite ir más allá de las Ideas. Deberé Escuchar.

La misma Inbocación que Casualiza el avance, Casualiza la detención.

Escuchándola, desocultaré entonces que la Orden que le estoy dando al Universo… comete el error de en ningún lugar ubicar un límite temporal, un lapso de realización de la Cosa que quiero.

“Encontrar trabajo” ordena sólo eso y nada más que eso. Y el Universo estará cumpliendo perfecta y “ordenadamente” mi Palabra, encuentre ese trabajo ahora… o dentro de diez años.

ILUSTRACIÓN:

“Según el pensamiento budista, la materia surge del deseo”.

Fred Alan Wolf, “La Búsqueda Del Águila”

“El Tao origina las cosas”.

Lao Tsé, “Tao Te King”, XXI

Si con La Escucha no hemos detectado desvíos, o si los hemos detectado y ahora queremos asegurarnos haberlos corregido, la siguiente Oportunidad de ver en lo Sutil qué estamos gestando sin tener que esperar a que “eso” ya esté instalado en lo denso de la realidad tangible como Resultado, es gracias a las Señales de la Cosa que comienzan a “materializarse”.

Pero paralelamente a que esas Señales nos orientan como verdaderos Faros en nuestro Recorrido, nos revelarán que el Viaje que estamos emprendiendo, no sólo es hacia un Resultado… sino hacia una Nueva Vida en un Nuevo Universo.

En efecto, en cuanto nos decidimos a emprender la aventura de codificar las Cosas que se nos acercan como Señales que en lo externo están señalando sutilmente cada acierto, trampa o desvío en nuestro Recorrido hacia la Cosa, es sólo cuestión de tiempo que comience a instalarse en nosotros una Revelación infinitamente más importante e inesperadamente más poderosa aún: si esa Cosa externa Señala Adónde van en realidad nuestros Pasos…esa misma Cosa está también Señalando hacia lo interno, que es Desde Donde se originan eso Pasos.

Y así como en lo externo, esas Señales nos muestran claves que están condicionando el Resultado en particular que ahora queremos alcanzar; las claves Ocultas que del mundo interno esa misma Cosa Señala… condicionan no sólo este Resultado, sino toda nuestra vida.

Quien hipotéticamente protagonizara el caso de ver que no concreta el trabajo que ya aprendió a “salir a encontrar”, descubrirá que a lo largo de su vida, en todos los “ordenes”, “eso” mismo trata de instalarse: luego de comenzar, de abrir, de encontrar Cosas que le interesan… concluirlas, hacerlas llegar a algún Resultado, se le dificulta en forma reciente con cada paso que intenta dar, hasta que finalmente se acostumbró a no Concretar la mayoría de las Cosas que abre.

Este Paso, nos está Enseñando entonces uno de los Trucos que más aprenderemos a tomar como Aliado en el Camino de La Magia:

Leerse Simétricamente en la Cosa Señal que se presenta.

La Cosa Casualizada es una Señal Simétrica, que al mismo tiempo que en lo externo señala Adonde estamos yendo en relación a lo que nos interesa alcanzar, en lo interno señala hacia lo más Oculto –y por lo tanto, poderoso- de Sí Mismo.

Leer esa Cosa externa como una Señal de lo interno, pone así a la Casualización exacta y rigurosamente en la misma función y dimensión de un Oráculo: develar aspectos de sí

mismo que estaban ocultos, y que están decidiendo nuestro futuro y condicionando nuestro destino… mientras sigan ocultos.

Es extremadamente significativo que todas las Culturas Iniciáticas de la historia de la humanidad crearan Dispositivos y Sistemas que, Inbocando alguna pregunta en particular –es decir, “ordenando” a partir de la Palabra- permitan desocultar a través del funcionamiento que el Azar le imprime a alguna Cosa –cartas, tallos de árboles, piedras, etc.- Señales se ocultan en el Caos de la Idea del Consultante.

Cuando alguien recurre a cualquier Sistema de consulta Oracular, lo que está intentando es dirigir al Azar para que se le manifiesten las Fuerzas Sutiles Ocultas que están poniéndose en juego respecto de un Resultado que quiere alcanzar.

Pero el Oráculo… jamás a se limita “eso”.

Todo el Método del Mago se pone en funcionamiento, siguiendo cada Paso tal como lo estamos desarrollando:

En primer lugar, no alcanza la Idea que el Consultante lleve. Es la Palabra la que Ordenará ese Universo a través de una Pregunta.

Obviamente, el acceso a tales sutiles dispositivos de “Azar Dirigido”, sólo tiene Utilidad en la medida en que se acepte ir más allá de la Forma los Elementos utilizados. De ningún modo puede reducírselos a “Cosas”: Las Cartas, Tallos de Milenrama o Piedritas… son Señales.

Y del mismo modo, las Formas que tomarán las combinatorias y distribuciones de los Elementos utilizados, son vistas como Señal de Eso que hay que develar.

…Pero para tales Develaciones, todo Sistema Oracular debe provocar una Casualización: sin Azar no hay Oráculo.

Los Cuatro Pasos, seguidos Metódicamente en cuanto a través de un Dispositivo como la Consulta Oracular, trata de hacerse presente a la Magia.

Y cuando esos primeros Cuatro Pasos han sido situados, sorpresivamente descubrimos que –y de esto depende la calidad del Oráculo- esas Señales, no sólo revelarán lo bien o mal orientado que está el consultante respecto de lo que quiere alcanzar afuera… sino que también revelan el Universo Oculto del Consultante.

Y Eso, es lo que suele transformarse en lo más decisivo, determinante e importante de la Consulta Oracular.

Las orientaciones particulares respecto de temas puntuales que el Consultante requería, pasan a ser vistas como simples consecuencias de lo que el Oráculo reveló acerca del Consultante.

Lo externo reflejando a lo interno.

Lo externo, consecuencia de lo interno.

Simetría que revoluciona toda nuestra Vida, al disolver la ilusoria división entre lo interno y lo externo.

Aprender a ver lo Casualizado como un Espejo donde simétricamente se reflejan el adentro y el afuera… es aprender a Sentir íntimamente el Universo.

Privilegio de tutearnos con ese Universo al descubrirnos y comprobarnos Profundamente Integrados, y que constituye a la Vida en una burbujeante aventura donde lo que sucede -y hasta lo que no sucede- será decodificado como el más maravilloso, riguroso y perfecto Oráculo Universal.

Universo que, por ser de Pura armonía, se protege poniéndonos a prueba con sus más rigurosos Exámenes de admisión…

Síntesis:

Cuando no nos hemos detenido al no saber Cómo avanzar, entre todas las nuevas incertidumbres con las que nos encontramos o las supuestas certidumbres previas que se revelan ahora como falsas, entre todo “eso” que al desplegarse parece alejarnos de lo que deseamos alcanzar… de pronto, si no nos detenemos y continuamos avanzando, se dispara un Camino que orienta directamente respecto de Eso que perseguimos como Resultado.

Si bien estamos aún lejos del objetivo, de pronto alguna Cosa nos acerca a lo que queremos, presentándose como una Señal que anuncia “es por acá, estás yendo bien”; o por el contrario de pronto algo surge que nos extravía, desvía o aleja del Resultado al que nos dirigimos, anunciándonos “estás extraviado, reorientá tus pasos”.

…Pero en ambos casos, esa Cosa nos mostrará, como un Oráculo, el destino Oculto Adonde estamos en realidad dirigiéndonos.

Cosa-Señal que más clara y nítida se hará, cuanto más continuemos haciendo firme nuestro avance Adonde dijimos debemos llegar para alcanzar el Resultado.

ARRANQUE BIFÁSICO

…Y La Esfinge

“Si quieres saber A Dónde vas, sabe De Dónde vienes”

El Talmud

“El Principio es la mitad del Todo”

Pitágoras

Hemos Llegado al momento central y decisivo en El Camino de La Magia.

De cuánto se hayan respetado los primeros Cuatro Pasos, dependerá la calidad, precisión y potencia de La Magia que se detone.

Si la Escucha y las Casualidades que comienzan a emitir Señales nos indican conmensurable y demostrablemente –es decir, más allá de una simple “Idea”- que vamos hacia donde queremos ir, sólo es cuestión de avanzar hacia el Quinto Paso.

Pero cualquier desatención en la Escucha, cualquier auto engaño en la direccionalidad hacia la Cosa o cualquier desvío en la detección de las Señales que el Universo envía a través del Azar… se traducirá en extravíos más y más graves cuantos más pasos intentemos avanzar.

Claro que como El Mago sabe que para incrementar el poder de Su Magia debe dirigirse a Resultados que realmente lo Desafíen… es lógica y prácticamente inevitable que los desvíos intenten instalarse. De hecho, únicamente no se presentarán cuando lo que queramos alcanzar sea tan mínimo… que no se precise Magia para alcanzarlo.

Todos los Mitos, todas las Biblias, todas las Enseñanzas de la historia, lo muestran con tanta precisión como nitidez: el Héroe, el Iniciado, el Mago -sólo se trata de diferencias de Grados en un mismo Camino- que intenta ingresar a Su Gran Obra, pronto deberá variar ese lugar, la posición, los preconceptos Desde Donde intentó ingresar… Como hasta el mismísimo Dios tuvo que hacerlo, cuando luego de haber creado a la Humanidad, “Ordena” el Diluvio Universal y arranca otra vez en una Segunda Fase, que se constituye gracias a lo que detectó como errores en el primer arranque.

Es decir, precisó de un Arranque Bifásico.

Y así como Dios en Su proceso Creador precisó un arranque en dos fases… es fácil ver que las más grandes Creaciones e Inventos de la historia son las que precisamente han partido Desde ese mismo origen.

Tan claramente como se devela esa Clave, lo es el hecho de que cuando Algo se inicia en Arranque Bifásico -es decir desde el mejor arranque posible- junto con las dos fases, se presentarán en forma recurrente y sistemática tres factores:

Una Casualidad, más tarde o mas temprano se detona, y se transforma en decisiva para alcanzar la Cosa que nos lleve al Resultado buscado. Hablamos entonces del Factor Suerte.

Esa Casualidad, varía dramáticamente las concepciones desde las cuales se estaba encarando la investigación… Es decir, se produce el Factor Arranque Bifásico.

En los Momentos Clave -como esos en lo que surge la Casualidad- conjuntamente a los Avances surgirá el Factor Obstáculo, que intenta equilibrar de inmediato el envión logrado.

Y basta advertirlos a la luz de lo ya Recorrido para ver que, precisamente, son los mismos Tres Factores que se ponen en juego en el Método de La Magia.

Del Primer Factor, nos hemos ocupado en forma específica en el momento en que la Casualidad comienza a mostrar sus primeras Señales –el Cuarto Paso-; y necesitaremos volver sobre la cuestión unos Pasos más adelante, donde el Azar despliega toda Su Magia.

El Segundo Factor, como puede verse, está íntima e inesperadamente relacionado con el Factor Suerte, tanto una vez que este se detonó… como cuando el mismo no se detona.

En efecto, si La Magia no se hace presente a través de Señales que nos indiquen la Cosa que nos acerque al Resultado… “eso” se debe, exclusivamente, a que no estamos yendo hacia Eso que suponemos y nos hemos engañado, quedándonos con la Idea. Será cuando –como ya vimos en el Cuarto Paso- tendremos que entonces aferrarnos más aún al Método y gracias al mismo, sometiendo la Idea a La Escucha reorientar nuestra Direccionalidad. Es decir, el Arranque Bifásico se habrá puesto en marcha.

Si en cambio, la Magia sí se hace presente como una Señal que inesperadamente nos devela caminos vitales para nuestro Resultado, nos obligará a replantar los preconceptos que teníamos.

Por lo tanto… suceda lo que suceda, el Arranque Bifásico no es evitable; y será uno de los Momentos Clave entre los cuales el Recorrido hacia el Resultado adquirirá nuevos impulsos.

Pero como a toda acción se le opone una reacción… tal impulso convocará inevitablemente a “algo” que intentará anularlo para restablecer el equilibrio: La Esfinge.

Así como a la entrada misma de La Gran Pirámide, una Esfinge se presenta enigmática, cada vez que estemos por ingresar a Algo Valioso en nuestras vidas, una Esfinge se presentará, interponiéndose en la entrada de Eso.

Por eso, es decisivo conocer Su Lógica.

Así como la Esfinge mitológica era una colage de todas las figuras temidas de cada cultura en la que aparecía, La Esfinge que aparece en el Camino del Mago cada vez que da un Paso hacia La Magia… será un compendio de todo “eso” que ha temido, lo ha hecho caer en trampas, lo ha vuelto más temeroso, inseguro y ha logrado debilitarlo.

Y del mismo modo que toda la diversidad de Esfinges temidas en los mitos se condensaban en figuras en común entre las diferentes culturas, por muy infinitas que puedan parecer las variantes y vertientes que tales trampas puedan encarnar en nuestro camino personal, todas se condensan en los mismos tres disfraces.

Conocerlos, es conocer entonces… La Lógica De La Esfinge:

Cuando se lleva a cabo el Arranque Bifásico, algo más se ha aprendido, Algo decisivo para quien quiere constituirse en Mago: si mi cambio de posición Desde Donde encaraba el Recorrido, me posibilitó dejar atrás lo que parecía que podía detenerme… entonces nunca, jamás, el obstáculo que tendría el poder de frenarme o desviarme, viene desde afuera.

Si yo me freno ante “eso”, es porque desde “adentro” estoy “Ordenando” mi Universo para que ese obstáculo se presente como irresoluble. De hecho, ante un mismo obstáculo, algunas personas se frenan y otras no… entonces, no es la Cosa la que frena, sino que es la persona la que se frena ante esa Cosa.

A tal punto Eso es así, que las mas grandes Epopeyas, Creaciones y Avances de la humanidad, nacieron justo ahí donde Alguien no cayó en la trampa de creer que una Cosa externa tenía el poder de frenarlo. Tomar consciencia de esta realidad, es tomar consciencia de uno de los tres disfraces de los que se vale La Esfinge para ponernos a prueba cada vez que logramos un Avance: si ya sé que nada desde afuera puede frenarme… cada vez que me permitiera a mí mismo orientar un combate hacia afuera –como si ahí estuviera el obstáculo- estaría cayendo en las garras de un desvío.

Quien se permite el combate hacia afuera, cayó en la trampa de poner el poder afuera… pues desde el momento en que orienta hacia ahí su combate, está aceptando que está ahí lo que tiene el Poder de frenarlo.

Claro que si esa Esfinge no puede detener al Mago pues éste no cae en la trampa de creer que el obstáculo está afuera, pero el Mago aún no ve Señales de la Cosa que lo acerque al Resultado que está queriendo hacer realidad… es lógico que entonces La Esfinge trate de detenerlo por otra vía, según la cual intentará persuadirlo de que si aún no logró Eso anhelado, es porque no es el momento de lograrlo, y por lo tanto… sólo resta esperar.

Si el combate hacia afuera intenta detener por una vía agresiva y activa, la trampa de la espera intenta lo mismo pero por la vía pasiva, simplemente seduciéndonos bajo la que en el fondo, es la misma trampa: si se trata de esperar a que la Cosa llegue… Eso está afuera.

Ya no es el obstáculo hacia la Cosa lo que se pone afuera, sino la llegada de la Cosa misma… Pero se haya caído en cualquiera de sus dos formas, se ha caído en la misma trampa: la da poner el Poder afuera del Mago.

Y cuando el Mago accede a una Realidad donde aprendió profundamente que ni el obstáculo está afuera, ni la llegada de lo que quiere alcanzar está afuera… pero igualmente aún no alcanzó Eso… La Esfinge puede aún echar mano de un recurso más: convencerlo de que entonces, si haga lo que haga no pudo aún alcanzar lo que quiere, Eso no es para él y esta justificado entonces para dejar de dirigirse. Si con todo lo que hizo no lo alcanzó, por mucho más que haga tampoco lo alcanzará.

Última posibilidad lógica: si La Esfinge no pudo situar el obstáculo afuera, si tampoco pudo situar la llegada de la Cosa afuera… ahora sólo le resta tratar de situar afuera de sí mismo “la decisión” de si Eso es o no para uno.

Combate hacia afuera.

Espera.

Justificación.

…Tres trampas para una misma trampa.

Pueden aparecer en cualquier orden, pero aparecerán cada vez que se presente La Magia. Y basta caer en cualquiera de ellas para que, por sí misma y automáticamente “eso” les abra la puerta a las otra dos.

Trátese de Cristo en el Desierto, de Buda debajo del Árbol de La Sabiduría, o de cada Iniciado de cada cultura y de cada mito de la historia de la humanidad, todos muestran que han tenido que combatir contra La Esfinge, en sus tres formas.

…Pero también, todos muestran que si no se detuvieron ante sus tres disfraces, salieron tan fortalecidos de cada Combate, que ya nada más pudo separarlos de la más íntima convicción de que el Poder Del Universo… está en Cada Uno que jamás acepta poner el Poder afuera.

Tanto… que ya ni siquiera se aceptará ver en La Esfinge a un enemigo poderoso.

Si gracias a los disfraces de La Esfinge, he aprendido ante qué jamás debo ceder, cuáles son los desvíos que jamás debo seguir y cuáles son las vías que sí debo tomar… La Esfinge, en realidad es entonces un Maestro disfrazado, que cada vez que aparezca no sólo me enseñará a ir más allá de la Imagen del disfraz y a estar atento para reconocer los engaños de la Idea… sino que además, me está señalando, por su sola Presencia, que estoy ante Algo Valioso.

Entonces, si implementado el Arranque Bifásico, no nos han detenido el combate hacia afuera, la espera y la justificación… tenemos ahora el derecho a tomar una Decisión, luego de la cual, estaremos atravesando el Umbral de La Magia.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 135 seguidores

%d personas les gusta esto: